La pregunta es: ¿Deben los niños comer un menú especial en los bares y restaurantes?. En esta entrevista, el mediático Karlos Arguiñano declara que estos menús son absurdos y que deberían sentarse a comer con sus padres. Pero claro, los adultos los ponen aparte para que no molesten, en otra mesa y con otros platos.

En los restaurantes, suelo ver a los pequeños todos juntos, en una mesa aparte, comiendo siempre lo mismo: un filete empanado con patatas fritas, unos palitos de merluza, unos nuggets o una hamburguesa…

En los eventos familiares y sociales (bodas, bautizos, comuniones) lo normal es preparar un menú específico para los niños del grupo, que viene perfectamente fijado en la carta de platos, que es más barato que el de adultos y por tanto es menos saludable.

Pero también las familias que van con sus hijos pequeños a comer un día de fiesta cualquiera, piden un plato distinto del de los adultos.

Mi opinión:

-Estos menús infantiles no son casi nunca saludables ni equilibrados, pues suelen consistir en frituras precocinadas y patatas fritas (no sé si de verdad o congeladas). Con lo que se les priva a los niños de platos más interesantes y sanos. Es decir, se da por hecho que los niños no comen de todo.

-Quiero pensar que estos niños tal vez comen bien en sus casas a diario y que ese menú forma parte de una excepción (igual que los adultos) y por ello comen algo “especial” en ese momento, que seguro les va a gustar. Tampoco soy partidaria de adornar tanto los platos de comida para atraer a los niños, más allá de los dulces y tartas. Pero la comida de los platos es la que es.

No me gustan estos menús especiales. Hay muchas cosas que podrían comer los niños que además de saludables podrían ser deliciosas. Y hay que ofrecérselas pensando un poco.