Tomar una pequeña ración de legumbres como entrante nunca es una mala idea, que luego va a completar el menú con otro plato de proteínas y verduras. Presentarlo en un pequeño bol o taza de consumé como entrante o aperitivo nos aporta nutrientes y saciedad. De eso va esta receta. Pueden ser alubias de riñón, alubias tiernas o los llamados fesols, con IGP, como es el caso, que nos regalaron a la vuelta de un viaje por el norte. Es una propuesta muy sencilla, rápida y saludable. 

Ingredientes para dos personas: 100 g de alubias, 3-4 cucharadas soperas de verduras deshidratadas (llamadas también sémola de verduras), sal y agua. El añadir un poco de aceite una vez servido en la mesa es una opción. 

Dejar las alubias en remojo la noche anterior. Al dia siguiente cocerlas durante 1 hora en olla convencional con la verdura deshidratada. Lo ideal es que se reduzca el líquido. Corregir de sal y servir en pequeños cuencos. Y listo.

El consumo de legumbres es una de nuestras apuestas para conseguir una alimentación sana, y con esta receta además podemos disfrutar de un plato rico.