“Cocinar es fácil” es un libro guía de 1986, editado por Sarpe. Lo conseguí como muchos otros de mi biblioteca, en una librería de viejo. Hoy encontré una receta simple para esas zanahorias que tantas veces se quedan olvidadas en la nevera y que al final se aprovechan para hacer caldos, antes de que se estropeen. Lo indicado en el libro me sirvió de base, pero yo le hice varios cambios.

Ingredientes para 2 personas: 300 g de zanahorias, 300-325 ml de caldo casero de verduras, 1 cebolla pequeña, sal, 1 cucharadita de ñoras, algunas ramitas de tomillo salvaje, 1 patata pequeña, una pizca de jengibre y 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Opcional, una cucharadita de manteca colorá.

Raspar y trocear las zanahorias en rodajas no muy finas. Pelar y picar la cebolla y la patata.

En aceite pochar la cebolla y la patata. Añadir las rodajas de zanahoria, dejar unos 5 minutos a fuego medio. Añadir el caldo, bajar el fuego y dejar que hierva unos 25 minutos con la manteca colorá. Añadir el tomillo, el jengibre y la sal.

Servir.