Acabo de recibir un whatsapp de mi supervisor del Banco de Alimentos de Sevilla. En un envío masivo nos felicita a los voluntarios que participamos en la última Gran Recogida de Alimentos celebrada en noviembre. Y es que, los resultados en kilos sobrepasan casi un 300% al objetivo previsto. Es decir, de los 800.000 kilos propuestos en la provincia de Sevilla, se ha llegado a 1.500.000 kilos.

Y todo ello con una campaña que este año ha prescindido en su formato de la manipulación física de los alimentos para donar, pues los clientes del supermercado han realizado su aportación en efectivo, en la misma línea de caja.

Ha sido importante la colaboración de los voluntarios, pero yo señalaría sin duda alguna la magnífica labor de las cajeras, que han animado al público a donar, informándoles con gran eficacia. Y hay que subrayar el gran respaldo de los sevillanos a esta convocatoria solidaria, en unos momentos muy graves para la subsistencia de muchas personas. El Banco de Alimentos de Sevilla ha sido uno de los Bancos de Alimentos de España que más ha crecido con respecto a la última edición.

Es sabido por todos que la pandemia ha traído severas dificultades económicas a muchísimas familias, y que gracias a esta Gran Recogida podrán beneficiarse de lotes de alimentos a través de las entidades sociales en las que estén registrados.