El eje Plaza de San Francisco-Plaza de Mina es sin duda uno de los de mayor atractivo para los visitantes de la ciudad de Cádiz. Allí se concentran cafeterías, cervecerías o similares, bares de copas y algún que otro restaurante de perfil cosmopolita-gaditano.

Hace pocos días decidimos cenar en ELTINTE SUPERBAR, un establecimiento muy bien adaptado, con una imagen de factura moderna de local multihoras, orientado a eventos, conciertos y reuniones. Consta de larga barra, mesas altas y bajas, salón reservado, apartado con escenario elevado para conciertos y presentaciones, y terraza de una docena de mesas instalada en la Plaza de Mina que se extiende paralela al Museo.

ELTINTE SUPERBAR tiene una carta adaptada a un tipo de público variado, incluyendo el familiar. En nuestra visita pedimos una muestra más o menos representativa, con la limitación de ser dos personas y del horario nocturno, lo cual influye bastante.

Las propuestas se clasifican así: para abrir boca (ensaladilla, croquetas, salmorejo, ajoblanco…), Del mundo a Cádiz (poke, surtido de tacos, huevos rotos…), De la Mar (Tartar de atún, choco frito, pulpo a la brasa…), De la Huerta (Parrillada, ensalada, lasaña, arroz), De la tierra (carrillada, costillar), Para los más pequeños (Burguer, Hot dog) y Postres caseros (Tarta de zanahorias, tarta de queso…). También se informa de que se admiten encargos para llevar.

Como solemos hacer, pedimos una pequeña selección de platos: almejas al Tio Pepe (con una salsa de leche de coco); ensaladilla de gambas al ajillo (suave textura y corte tradicional); Croquetas de txangurro (lo mejor en mi opinión) y de postre cheese Kai versión 2.0 (tarta de queso, coulis de frutos secos, crumble de galleta salada).

ELTINTE SUPERBAR es un formato de ambiente y cocina moderna, hecha a medida de un público forastero que busca sabores variados y nuevas presentaciones. El servicio es muy atento y el ritmo de la cocina es bastante rápido y eficaz.