No recuerdo cuantos años llevo suscrita a esta potente página, que comenzó siendo un blog de cocina como tantos otros pioneros, en una época en la que internet era todavía un medio minoritario. Supongo que me gustó desde el primer momento porque la vi seria, mientras que otras webs me decepcionaron y no me resultaban de confianza (mi actividad en la cocina va un poquito más allá de hacer  muchas recetas).  Hoy por hoy Directo al Paladar es el primer portal de gastronomía de España, con audiencia de millones de visitas, y pertenece a la multinacional Webedia.

A diario recibo en mi correo el boletín con enlaces a las noticias publicadas por Directo al Paladar, -entre 6 y 12-, dedicadas sobre todo a recetas, herramientas de cocina, eventos e incluso artículos de opinión editados por expertos, que la convierten en una página de referencia para consulta de cualquier duda relacionada con la cocina. Porque no todo lo que está en internet es fiable. 

Como bloguera que soy, con más de 12 años en activo, la página Directo al Paladar ha sido y es para mí una inestimable ayuda y guía en mis recetas de cocina casera, -al igual que la cocina de Arguiñano- porque me he inspirado en sus consejos e indicaciones, demostrándome que todo lo que cuentan es posible y que los resultados son excelentes. Otro factor importante es el uso de ingredientes saludables en sus propuestas. 

El caso es que la lectura de sus contenidos me han ayudado a potenciar mi imaginación en cuanto a técnicas culinarias, mezclar sabores y sobre todo quitarme complejos sobre mis limitaciones,  desde una filosofía de gran sencillez, pero alcanzando magníficos resultados.

Desde que Antonio Ortiz creó esta página profesional, son muchos los cocineros que han editado para Directo al Paladar. Hoy cuenta con técnicos de sistemas, diseñadores, responsables de audiencia y un buen número de editores que escriben a diario la mayor oferta de información gastronómica de España. De sus noticias y recetas me fío absolutamente. 

Explicar a diario recetas, consejos, técnicas, elaboraciones, todo ello con un lenguaje simple y accesible, es una gran ayuda para los que buscamos cocinar bien, sano y sin demasiados alardes. 

Felicidades a Directo al Paladar por esos quince años en constante crecimiento y renovación. En mis libros siempre la he incluido en la bibliografía, como la mejor aliada para cocinar muy bien sin complicarnos la vida. 

 

(La imagen es de Directo al Paladar)