Esta mañana, en el Espacio Quiñones (junto Puerta de La Caleta, en Cádiz) ha tenido lugar la presentación del disco “Días de sol y besos”, del cantautor Alfonso Baro. El primer evento presencial tras el confinamiento.

Ha sido un acto a modo experimental, con poco más de una veintena de asistentes, a puerta cerrada, con reserva previa por solicitud, uso de mascarillas, gel desinfectante y observancia del distanciamiento exigido. Aún así, ha tenido el mismo encanto de actos anteriores a la pandemia. Por completar las formalidades del protocolo, contamos incluso con la participación de Ignacio Casas, responsable de los ecos de sociedad de DIARIO DE CÁDIZ.  

Una vez sentados al azar que obligaba la distancia en la terraza y los pocos metros de sombra que la hora ofrecía, la presidenta de la Asociación, Blanca Flores, introdujo el acto como un intento de vuelta a la “normalidad” en el calendario de actos de la Asociación.

Alfonso Baro, cantautor y socio distinguido de la Asociación Quiñones, interpretó acompañado de su guitarra siete temas de su disco, con música y letras propias, de estilo íntimo y lírico, que recogen sus pensamientos, recuerdos y conflictos.  Colaboran con él dos voces femeninas; Carmen Guerrero y Claudia Pizarro. Alfonso Baro ha puesto música a la “nueva normalidad” de este espacio. El disco consta de 18 canciones.

Tal como avisó la presidenta, los próximos eventos del Espacio Quiñones serán el 4 de agosto con el bautizo quiñonero (un clásico practicado en la playa de La Caleta), y el 30 de septiembre con la entrega de los premios Mojarritas 2020.