Este fin de semana se ha celebrado en Algeciras la I edición de Gastromercado Campo de Gibraltar, muestra de productos gastronómicos de la provincia de Cádiz, con cincuenta puestos instalados bajo una amplia carpa, en la plaza de toros de la localidad. En este evento –de gran éxito de público por cierto- hemos participado elaborando en directo un arroz meloso con moringa, siendo nuestro objetivo apoyar a la firma Connatur, que cultiva y comercializa esta interesante hierba mezcla de alimento y medicina, y uno de cuyos socios es Juan Diego Marín.

Con un generoso sofrito hecho, 4 litros de caldo preparado en casa, botella de aceite de oliva virgen extra D.O. Sierra de Cádiz para añadir, el arroz bomba, el jamón de bellota picado y al vacío, la sal de Salinas San Vicente y la cazuela –por su especial tamaño- prestada por el gran chef Enrique Sánchez, solo quedaba calcular la cantidad de moringa en polvo necesaria para culminar el arroz, que una vez reposado, dimos a probar, resultando que llegamos a servir con él alrededor de 90 tapitas en platos y cubiertos biodegradables.

En la feria expositiva hemos podido encontrar chacinas, embutidos, quesos, aceites, vinos, cervezas artesanas, conservas, pan de calidad, etc. Y en una zona destacada, en un mostrador, han tenido lugar algunos talleres de cocina en directo, entre ellos el de Mercedes López (profesora de la Escuela de Hostelería I.P. Quiñones), que hizo lionesas con aceite de oliva, rellenas de arena de moringa y muselina de fresas de Conil. También preparó trufas de chocolate blanco, moringa y sal de algas. Y nuestra amiga Mar Varela preparó tartas fondant, además de talleres de dulces para niños. Mercedes y Mar son un lujo gastronómico en cualquier evento, al igual que el empresario y arqueólogo Manolo León, que también llevó sus vinos y sus quesos, fruto de la arqueogastronomía, o la firma Conservas Cantizano, de Paterna de Ribera.

Un evento interesante y necesario, que pone de manifiesto lo poco que conoce el público los productos de la zona, a tenor de las preguntas que me han hecho algunos de los presentes sobre la sal de salina, el aceite de oliva virgen extra o la propia moringa.

Y también hemos podido comprobar que la organización ha sido muy mejorable en lo relativo a instalaciones, porque en lo que respecta a los productos participantes, está claro que son de gran calidad, todos de la provincia de Cádiz.

Noventa tapas de arroz con un complemento de moringa pulverizada, que se convierten en un plato único y completo, a falta de una buena ensalada.

Una bonita experiencia la de hoy. No hemos salido a hombros, pero sí muy satisfechos.