Los próximos días 22 y 23 de noviembre tendrá lugar en Sevilla una nueva edición de la Gran Recogida de Alimentos, organizada como de costumbre por la Fundación Banco de Alimentos Sevilla, como un campaña imprescindible para obtener productos de alimentación,  con los que atender a ciudadanos en exclusión social, a través de diversas organizaciones solidarias. Allí estaremos de nuevo echando una mano.

El objetivo de la operación en Sevilla, es conseguir más de 650.000 kg de alimentos en los más de 320 puntos de recogida repartidos por toda la provincia. Para ello, se precisa la colaboración de 5.200 personas voluntarias, entre la fase de recogida de alimentos y de clasificación de los mismos; tarea que se realizará en la sede del Banco de Alimentos en el Polígono Store.

Los alimentos más necesarios para donar son sobre todo: legumbres (secas y cocidas), conservas (pescado, carne y verduras), aceite, leche, caldo y tomate frito. Estos son alimentos de alto valor nutritivo básicos en la alimentación de las personas, declara Banco de Alimentos.

Estos alimentos se podrán entregar al hacer las compras en los más de 300 supermercados de distintos centros de Sevilla y provincia. También pueden donarse a través de la web en este enlace, que luego se convertirá en kilos de alimentos.

Cada vez más el Banco de Alimentos está haciendo suyas las claves de Alimentación Solidaria, Sostenible y Saludable, con los objetivos de evitar el despilfarro, repartir alimentos entre las clases más desfavorecidas, así como la de intervención social (formación y acompañamiento).

En cuanto al tema del despilfarro, la entidad solidaria tiene constancia de que en los hogares privados se tira a la basura un 40% de alimentos, debido a la menor cultura gastronómica, menor variedad de alimentos por los monocultivos, etc.,

A nosotros, como voluntarios participantes en ésta campaña y en las de años anteriores, nos  gustaría sugerir a los donantes que eviten ofrecer alimentos poco saludables como galletas o dulces, en beneficio de otros más necesarios como son el aceite de oliva, las legumbres, las conservas o los lácteos sin azúcar o sabores (por ejemplo la leche). Es un modo no solo de cubrir necesidades entre la población sin recursos, sino también de llevarles criterios de salud. En cualquier caso, los alimentos deberán ser siempre no perecederos.

Recuerda que el 22 y 23 de noviembre próximos necesitamos tu colaboración en los supermercados, donando alimentos para la campaña Gran Recogida de Alimentos 2019.