Dice la portada “Para adelgazar hay que comer”. Tengo en casa la tercera edición del libro escrito por Patricia Pérez, actriz y presentadora, que lleva varios años formándose en nutrición, dietoterapia energética y naturopatía. Su obra describe un plan propio para adelgazar y mantenerse: comer mucho y bien, bajo el título “Yo sí que como”.

El libro repasa la relación personal que solemos tener con el apetito y con el comer, cuando estamos preocupados por perder peso o mantenerlo, cosa que en la mujer adquiere a veces tintes preocupantes u obsesivos, sin llegar a ningún resultado.

Patricia Pérez dedica también varios capítulos al proceso digestivo y de absorción de los alimentos que ingerimos, así como a los órganos que intervienen en el proceso: boca, estómago, intestinos, hígado y páncreas, etc., que no viene mal tenerlos en cuenta a la hora de alimentarnos, y de comprender las barbaridades que a veces nos metemos en el cuerpo, y que éste, en correspondencia, no es capaz de asimilar del todo.

Continúa la obra pasando por las dietas de adelgazamiento más famosas y las normas a tener en cuenta a la hora de combinar los alimentos, así como la importancia de la compra o incluso de los ritmos diarios de alimentación.

Termina la autora analizando los grupos de alimentos y sus propiedades y nutrientes. Éstos son para mí los capítulos más importantes, porque creo que en general la población no sabe muchas veces lo que está comprando en los supermercados, y cual es su composición.

En fin, la autora se define como “coach” nutricional, palabra que a mí personalmente no me gusta, por considerarla excesiva para el público de a pie. Pero sí veo el libro interesante como herramienta formativa para muchas cuestiones relacionadas con el comer. Esta obra hace años no habría sido tan necesaria como en estos tiempos que corren, ya que no había tanta variedad de alimentos y tan procesados. Pero actualmente la industria pone de todo en los supermercados, y a veces juega a confundirnos con sabores intensos, escasos nutrientes y sustancias poco saludables.

Y concluyo citando la importancia de dar valor a lo que comemos y que cocinamos. Manejamos sustancias que se van a disolver y gestionar en nuestro organismo para permitirnos vivir y crecer, y –dado que vivimos en una sociedad que puede permitírselo todavía- deberíamos cuidar nuestra alimentación., sobre todo por nuestra salud.

“Yo sí que como” me va a servir sin duda como libro de consulta.