Nunca me cansaré de hablar de ellas, de mis queridas y admiradas legumbres. Y es que esta variedad alimenticia no puede tener enemigos justificados, porque siguen desempeñando un papel imprescindible en la dieta, y porque además son los más solidarios en su naturaleza: arreglan los desaguisados dietéticos de otros alimentos y encima son baratas. Pero también pueden ser un producto gourmet, en función de con qué las guisemos. Hoy quiero referirme a sus beneficios para reducir el colesterol, uno de los mayores enemigos para la salud.

Según un estudio del Centro de Nutrición Clínica y Modificación de Factores de Riesgo del Hospital St. Michael, en Canadá, una ración diaria de alubias, guisantes, garbanzos o lentejas puede reducir bastante el colesterol malo, a favor de la salud cardiovascular. Casi nada. La ración aludida viene a ser unos 130 gramos (o ¾ de taza) de legumbres.

Las legumbres poseen un índice glucémico bajo, por lo que se descomponen lentamente, desplazando a las proteínas animales y grasas “malas”, contenidas en un plato o en una comida.

Es decir, que deberíamos incluir las legumbres casi a diario en nuestra alimentación. La dieta mediterránea ya lo hace. Nada como un potaje con verduras, servido en un plato hondo raso. La ración justa.

Las legumbres admiten un plazo amplio de almacenamiento, lo que hace que las tengamos disponibles en cualquier momento. Lo único es que hay que dejarlas en remojo la noche anterior para cocinarlas al día siguiente (excepto las lentejas).

Y en cuanto a su cocinado, las ollas super rápidas abrevian significativamente el tiempo de cocción. Es cuestión de utilizarlas siempre.

Verduras frescas, especias bien combinadas y un buen aceite de oliva virgen extra, junto a unas buenas legumbres convierten un plato en una pequeña obra de arte de la cocina de casa, dejando en el comensal un buen recuerdo y una digestión ligera.

Y para daros ideas, os dejo un enlace a mi archivo de recetas, en la sección de legumbres. Alubias, lentejas, garbanzos, fabes, frijoles, judiones, habas, etc., tienen propuestas atractivas, fáciles y sanas para el menú diario. Espero que te sirvan.