Cuando vi la fácil elaboración de esta receta y lo rica que estaba, no tuve más remedio que coger la escalerita que tengo en la cocina para subirme y coger el wok, guardado y casi olvidado en el último entrepaño del mueble. Y es que cocinar con wok es fácil, divertido y sobre todo da la sensación de no perder de vista los ingredientes en su estado original. Aquí va una receta para wok que lleva de todo y es de lo más sabrosa. Me la enseñaron en el curso de Cocina Sana, Sencilla y Sabrosa al que asistí a primeros de junio en la Escuela de Hostelería de Sevilla. A ver qué os parece….

Ingredientes para 4 personas: 200 g de solomillo de cerdo, 200 g de secreto ibérico, 200 g de setas de cardo, 2 zanahorias, 2 puerros, 2 pimientos amarillos, 2 calabacines, salsa de soja, aceite de oliva y sésamo y cebollino.

Elaboración: Ponemos en una sartén wok, la carne cortada en tiras finas, a fuego alto y salteamos bien. Una vez salteada, vamos incorporando las verduras que hemos cortado en juliana fina todas a la vez, cuando vayan cogiendo color añadimos salsa de soja, al gusto y el sésamo. Y por último, la verdura tiene que estar crujiente y dorada.

Y servir….