Una vez expuesta en la entrada anterior la necesidad de volver a los potajes y de sacarles el máximo provecho para alimentarse bien y ahorrar al mismo tiempo, os presento un riquísimo potaje de judías blancas de Conil que hicimos la semana pasada en casa, junto con dos muslos de pollo que estaban un poco olvidados en el congelador. Era poca la cantidad de pollo para otros guisos, pero para este potaje me vino estupendamente.

Ingredientes: 250 gramos de alubias blancas de Conil, dos muslos de pollo, dos zanahorias, una cebolla grande, un pimiento verde, dos puerros, una cucharada de pimentón,  cuatro ajitos, medio cacito de aceite de oliva y sal.

Hay que dejar en remojo las alubias la noche anterior. Al dia siguiente, cubrirlas en una olla con agua fría (dos dedos por encima), y poner a cocer con un chorro de aceite de oliva.

Aparte, pelar y cortar la verdura en cuadraditos (cebolla, pimiento verde, zanahoria y dos ajitos) y pochar en un perol. Cuando comiencen a dorarse, agregar los muslos de pollos limpios y troceados, y tapar la olla para que se haga durante unos 20-30 minutos.

Y cuando le falte media hora a las alubias para que estén tiernas, añadir el estofado de pollo con la verdura y dejar que se cocine todo junto durante otros 30 minutos. Entonces, añadir un refrito de los restantes dos ajitos en láminas y la cucharada de pimentón dulce. Corregir de sal.

Esta receta tan casera la cogí no sé de dónde y prácticamente la copié. Si alguien se siente plagiado, que hable ahora o calle para siempre.