Está más que demostrado que la pasta combina estupendamente con todos los sabores. Y lo digo porque tenía congeladas unas magníficas salchicas frescas que compré en el mercado de abastos central de Cádiz, pensando en hacerlas al vino, con su ajito y su laurel. Pero pude comprobar que con pasta, sale un plato muy rico. Lógicamente, le añadí una verdurita, para dar ejemplo.

Ingredientes para cuatro personas: ½ kg de macarrones, 6 salchichas, medio vasito de tomate frito casero, una cebolla pequeña, tres ajitos, una berenjena mediana, guisantes (opcional), medio vasito de tomate frito casero, tomillo, queso rallado, sal, mantequilla y aceite de oliva virgen extra.

Quitar la piel a las salchichas y desmigar o trocear en rodajitas pequeñas. En un perol, rehogar la cebolla, el ajo, la berenjena pelada y troceada, unos cinco minutos. Añadir luego las salchichas en trozos y dejar cocer otros 5 minutos a fuego lento. Añadir a continuación tomate frito y el tomillo y dejar 20 minutos a fuego lento.

Mientras tanto, cocer los macarrones en abundante agua con sal, y mantequilla o aceite, el tiempo que indique el fabricante. Escurrir.

En una fuente de horno disponer el sofrito con los macarrones cocidos,mezclar y encima poner queso rallado y gratinar pocos minutos en el horno antes de servir.

Está riquísimo.