Si el año 2023 estuvo dedicado al arroz de las Marismas del Guadalquivir, éste que ahora comienza será el Año del Aceite de Oliva D.O. Estepa, para la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo. Este otro producto señero de la provincia de Sevilla, con una larga historia vinculada a diferentes civilizaciones, ha marcado la cultura mediterránea y la cocina tradicional de todas las comarcas de la geografía de la provincia de Sevilla. Hoy sigue teniendo un gran peso en su economía, y está presente en casi todas sus poblaciones en modo cultivo, envasado o comercialización.

Con tal motivo, la Academia organizará una serie de actos y eventos relacionados con el aceite de oliva virgen, para los doce próximos meses. Y la celebración ya tiene también su logotipo: una representación del olivar, atravesado por el río Guadalquivir.

Por otro lado, a nadie se le escapa la difícil situación del sector olivarero, a consecuencia de la pertinaz sequía que está padeciendo nuestro campo. El incremento del precio del aceite en el mercado es una de las consecuencias. Pero también ese verdad que el aceite de oliva virgen sigue siendo el gran aliado de nuestra salud cardiovascular, además de ser un alimento gourmet, del que España es el primer productor del mundo.

Junto a estas dos, son muchas las razones por las que la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo dedicará el año 2024 al Aceite de Oliva Virgen Extra: el cuidado de los olivos, su cultivo, sus oficios, su recolección, su patrimonio arquitectónico (almazaras, cortijos, haciendas), y toda una cultura industrial de muchos siglos, que hoy está más viva que nunca.