En nuestras visitas a bares y restaurantes nos encontramos a veces con experiencias incómodas e inesperadas para nuestro bolsillo. El boletín que acabo de recibir de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en una de sus noticias, incluye varios ejemplos de prácticas que llevan a cabo los establecimientos con el cliente, y que pueden ser legales o no. Están relacionados con el proceso de reservas, los pagos anticipados, cobros de servicios, etc. La noticia completa puede leerse en este enlace   

En realidad, los restaurantes tienen libertad para poner las condiciones en las que prestarán su servicio (sin atentar contra derechos fundamentales), a menos que estén prohibidas específicamente. Pero tienen obligación de informar al cliente con antelación para evitar sorpresas, indica OCU.

Veamos algunos ejemplos: 

Rechazar reservas de una sola persona: porque en algunas webs de los restaurantes no es posible esta reserva (mín. 2). Dice OCU que es legal pero injusto.
Pedir un anticipo para hacer una reserva: es cada vez más frecuente. Es legal, si bien luego deben descontarlo del total de la factura. La no presentación en la fecha fijada, hace retener este importe. La ley no dice nada sobre la legalidad de esta cuestión.

Cobrar un suplemento por consumir en mesa o terraza: propio del buen tiempo. Es legal, pero debe informarse con antelación, y el concepto ha de estar en la factura.
Obligarte a consumir para dejarte usar los aseos: cuestión compleja, porque la normativa no dice nada. En algunas autonomías aprueban el derecho de los establecimientos a negar el acceso a los baños a los no clientes. Lo que parece que está más claro es que no deben cobrar un plus por usarlos, ya que es un servicio obligatorio y gratis para los clientes.

Menú solo con códigos QR: tal vez un problema para los inactivos digitales o que no usen Smartphone. Por ello los bares y restaurantes deben tener cartas físicas o listas de precios a la vista. No es legal.

No aceptar efectivo para pagar: es ilegal (con moneda de curso legal). Y no aceptar el pago con tarjeta o exigir un mínimo importe para usarla es legal, pero se debe avisar previamente.

Precios de carta sin IVA: cosa que hacen algunos establecimientos, con la consiguiente sorpresa en la factura. La ley no permite la advertencia IVA NO INCLUIDO. Es ilegal.

La propina ¿obligatoria?: la decisión es voluntaria y no se puede obligar a ello.

Cobrarte por todo, si suman suplementos e incluyen platos fuera de carta a precios más caros, deben avisarlo previamente al ofrecerlos.

Cobrar de más por reservar, o por cubierto o servicio, que deben estar incluidos en el precio. SEGÚN LEY, no pueden cobrar de más. Ni el pan, el hielo o la leche del café, a menos que esté incluido en la lista de precios.

El agua del grifo: la ley de Residuos obliga a ofrecer agua del grifo gratuita a los clientes que la pidan.

La OCU nos anima a defender nuestros derechos, y nos recuerda que bares y restaurantes deben tener hojas de reclamaciones a disposición de los clientes, para dejar constancia de las quejas, con educación y argumentando las razones. No obstante, advierte que a pesar del procedimiento administrativo que se pondrá en marcha y la consiguiente inspección del local, no se resarcirá del perjuicio causado.

Por ello hay que conservar pruebas como fotos, lista de precios, ticket o factura.