Se trata de un pequeño local de esquina en Puerta Tierra (Extramuros de Cádiz), al que volvió su anterior jefe de cocina, Enrique Hidalgo, un profesional formado en el Consorcio Escuela de Hostelería de Cádiz, y que ahora es también su propietario. Arrebol se está diferenciando por ofrecer de lunes a viernes unos menús saludables variados y de calidad, con destino tanto a clientes de los cercanos hoteles como a trabajadores de la zona. Los fines de semana, se vuelve a la carta general. 

Arrebol tiene una barra de mediano tamaño y pocas mesitas, en un espacio que ahora se alivia al haber habilitado el sótano que posee el local, con lo que dobla su capacidad, además de poder dedicarlo a eventos y reuniones. Además, Hidalgo acaba de reforzar el equipo humano de su cocina con la incorporación de José Alberto Muñoz, quien el año pasado ganó un concurso nacional del mejor bocadillo.

Su carta es muy atractiva para tapas y pequeños platos que se revisten de imaginación y buena integración para su puesta en mesa. Cuento aquí lo que tomamos en una cena para cuatro, que nos encantó desde el principio hasta el final.

Bocata de calamares a nuestra forma: en realidad un pan bao de puntillitas fritas y mahonesa de lima. Un bocadillo exótico pero con un sabor muy gaditano.

Una ensaladilla de langostinos confitados y mahonesa de su ajillo, una de las mejores que hemos probado.

Croquetas de lomo al ajillo, riquísimas, jugosas y de buena factura.

Papas bravas, una versión muy básica. 

Huevo mollet, parmentier de patata trufada y confitado de setas: el plato que más nos sedujo. Todos los componentes están perfectamente insertados con una especial suavidad que lo hacen irresistible.

Xuxo de rabo de toro confitado y mayonesa de ajo negro. Mezcla original y exquisita de sabores.

Los postres estuvieron a la altura de la calidad del resto de los platos: un migote de infancia hecho postre: crema de galleta, helado de leche fresca. ¡Qué rico y qué sabores tan básicos!, y un brioche con anís del Mono con helado de pestiño, a modo de nuevo postre navideño (una pasada).

Arrebol ha venido siendo siempre un lugar amable, con un servicio de sala atento y un ambiente acogedor a pesar de su pequeño tamaño. Ahora, gracias al refuerzo en cocina, creemos que veremos aún más creatividad en sus platos. 

Enrique Hidalgo es otro de los cocineros formados por el profesor Juan Ramón González Higuero, que tantos buenos profesionales ha dado a nuestra hostelería. Su estilo de cocina es más que interesante y personal, es excelente.