Hace poco que nuestras amigas del Grupo gastronómico Cuartoymitá han publicado las tapas ganadoras de la XVIII Ruta del Tapeo de Cádiz (2019). El evento tuvo lugar del 1 al 31 de agosto y en ella participaron 29 establecimientos. Este año, por una cosa y por otra, no hemos hecho el mínimo recorrido acostumbrado por los bares incluidos en el concurso, tan solo pasamos por el bar del Hotel Las Cortes (calle San Francisco), un local pequeño pero muy acogedor, con una breve barra y pocas mesitas, que continúan en dos o tres más en la terraza de la calle, y que es la continuación del Hotel Las Cortes, un alojamiento con encanto. Las Cortes es participante habitual de esta Ruta.

Las tapas presentadas a concurso por Las Cortes han sido “Salmorejo de la casa con virutas de jamón ibérico» (Tapacai 2019) y «Bombón de queso de El Bosque y membrillo» (Que te la den con queso), a modo de postre. Ninguna de las dos quedó ganadora ni finalista en la reciente. El salmorejo llevaba calabaza y nos gustó.

Pero independientemente de ello, queríamos contar el rato agradable que pasamos probando las dos tapas de Las Cortes, que discurrió en parte con la presencia de la cocinera, practicante de la cocina tradicional de la provincia de Cádiz y amante de platos caseros en los menús del día y según temporada. El servicio fue muy amable.

Y ya de paso, y tal como nos recomendó el camarero, subimos a la azotea del hotel, que ha abierto allí un espacio de música y copas con encanto, teniendo en cuenta su céntrica situación en Cádiz, y desde donde se ven torres miradores y campanarios. Un sitio muy adecuado que está abierto también a no clientes, y que se agradece en las noches de verano.

Y otro detalle que nos gustó fue contemplar las fotos del personal en las paredes del ascensor, como una especie de humanización del servicio, con nombre y apellidos. Nos pareció una buena idea para el visitante.

En fin, a veces buscando nuevas tapas y sabores conoce uno otros ambientes y espacios como éstos, un hotel pequeño pero con atractivo propio.