tapa ganadora2El lunes día 23 tuvo lugar en la localidad sevillana de Santiponce la entrega de premios de la Ruta de la Tapa –Gustatum Iter- 2015. No fue en un lugar cualquiera, sino en el Conjunto Arqueológico de Itálica, enclave único entre los monumentos históricos andaluces. Fueron 15 establecimientos (11 bares y 4 cafeterías) los que participaron en esta edición. Tuvimos el honor de actuar como jurado junto al director de Itálica, Antonio Pérez y el Chef Estrella Michelín sevillano Julio Fernández. Aquí van los resultados, perfectamente consensuados:

Tapa ganadora: mini hamburguesa de langostinos de La Caseta de Antonio.

Merienda ganadora (Cafetería): Frappelatte con helado de vainilla en su salsa y tarta María, de la Cafetería Kenia.

Pero además, se dieron tres menciones especiales, a tapas inolvidables:

A la minipringá de la Bodeguita Reyes.

A Lo más sevillano (huevo a la flamenca), del Bar Ortega y

A la carrillada de la Taberna Taurina “Sin prisas”.

El director de Itálica hizo de anfitrión de una especial visita guiada por el conjunto arqueológico, en un grupo presidido por el alcalde de Santiponce, José López, y Pilar Soler, secretaria de la Asociación de Empresarios, entre otros.Esta III edición de la ruta de la Tapa supone consolidar una actividad clave para mostrar la gastronomía como factor turístico. El lugar –con una población que supera los 8.000 habitantes- dispone de gran variedad de establecimientos de toda condición y especialidad, si bien abunda entre ellos la cocina dedicada a la carne.

Tapa ganadora SantiponceRestaurantes de gran tamaño, bares con decoración reciente o de viejas instalaciones, establecimientos de público familiar local o bien de visitantes,  cocina profesional o aficionada, cafeterías como puntos de encuentro, etc., conforman una red de hostelería para todos los gustos, adaptados a diferentes clientes y bolsillos.

A resaltar: encontrar mosto sevillano de temporada (Cafetería Fran Ros),  desayunar los excelentes churros (Molinillo Cafetería), la profesionalidad del cocinero que salió para explicar su plato (La Caseta de Antonio), las patatas fritas de verdad (Taberna La Romana), la cuidada decoración y detalles (Taberna Taurina Sin Prisas), el placer de un café Arábica 100% (Cafetería Kenia), y,  por encima de todo, la dedicación y profesionalidad de todos estos hosteleros que día a día abren sus locales y trabajan por ofrecer lo mejor a clientes habituales y visitantes.

Frappelatte con vainillaA mejorar: en nuestra opinión, la localidad se tiene que diferenciar. Hace 30 años Santiponce tenía una clara vocación de asador de carnes en la periferia de la capital sevillana. Ahora hay que avanzar y diversificar la oferta culinaria, incluyendo productos de más calidad y vinos locales como atractivo especial, sin que por ello se pierdan las raíces tradicionales.

No solamente los grandes establecimientos pueden ofrecer calidad y variedad, también los pequeños bares de barrio, junto a nuevas urbanizaciones o en el centro, están en condiciones de elaborar una cocina más que digna al cliente ávido de sabores nuevos o tradicionales. Pero no podemos olvidar lo rápido que evoluciona la gastronomía, para seguir siendo uno de los mayores atractivos turísticos y culturales.

Actuar de jurado ha sido para nosotros una experiencia ideal para conocer Santiponce, su valioso patrimonio histórico, los pequeños detalles cotidianos de sus bares, mesones, restaurantes y tabernas, y el esfuerzo que están desarrollando los hosteleros de este rincón tan cercano a Sevilla capital.

Nuestro agradecimiento a la Asociación de Empresarios y al Ayuntamiento de Santiponce por contar con nosotros.