Había que hacer un quiche, con el que aún no me había estrenado en el blog. Este tipo de platos me encanta por lo apañado que es, aunque no me convenza tanto la pasta filo que sirve de contenedor, porque no me sienta bien, la verdad. Por ello, pretendo volver a hacerlo sirviéndome de un recipiente de horno redondo que incluya la mezcla y punto. La receta es de mi cuñada y la verdad es que me encantó.

Ingredientes: ½ kg de champiñones en láminas, 1 cebolla grande, 400 gr. De espinacas, 1 pimiento rojo, pasta filo para quiche (redonda), leche evaporada (200 g), sal, aceite, pimienta, vino pedro ximénez, algo de comino y 2 huevos.

Hacer sofrito con la cebolla y el pimiento rojo. Poner los champiñones en láminas y las espinacas y dejar que se poche con el chorro de vino, dejando que se evapore. Añadir las especias y remover un poco. Batir los huevos con la leche evaporada y añadirlo a la mezcla sofrita. Introducir el sofrito dentro de la masa.

Introducir en el horno a 180º unos 15 minutos o hasta que se cuaje.

Servir.