Son 50 los carritos publicitarios que participan en esta campaña. Sobre sus ruedas llevan botellas con el aceite de oliva virgen extra de las cuatro variedades más frecuentes en Andalucía: arbequina, cornicabra, hojiblanca y picual, para ofrecer una degustación al público junto con un pan recién cortado. La campaña de los carritos de aceite de oliva pasarán por las calles y plazas más céntricas de Sevilla (desde el 5 al 7 de diciembre ya lo han hecho), y del 12 al 14 de diciembre próximo.

Se trata de una iniciativa impulsada por la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, a través  de  su  marca  Aceites  de  Oliva  de  España,  que  cuenta  con la  colaboración  del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y de la Comisión Europea, y que tendrá una duración de tres años.

Los carritos recorrerán las calles de Sevilla (Pza. Encarnación, Calle Imagen, Calle Laraña, Pza. Villasís, Pza. Josefa Reina Puerto, Campana, Calle O’Donell, Calle Velázquez, Calle Tetuán, Pza. Nueva, Pza. San Francisco, Avda. Constitución, Puerta de Jerez, Avda. Paseo de Cristina, Avda. Roma, Calle San Fernando, Pza. Juan de Austria) entre los días 5 y 7 de diciembre y 12 y 14 de ese mes.

Además de la degustación, los carritos también ofrecerán información sobre cómo sacar el máximo partido al aceite de oliva en la cocina. De ese modo se busca acercar el aceite de oliva virgen extra, con todos sus matices y su versatilidad, al consumidor medio, para potenciar su uso y valorar este producto estrella de nuestra gastronomía. España es el primer productor de aceite de oliva del mundo, y no es precisamente el primer consumidor.

En la actualidad, se echa de menos una mayor información sobre el aceite de oliva, que sirva para contrarrestar las malas prácticas de algunos distribuidores a través de las grandes superficies así como toda clase de acciones fraudulentas para con este excelente producto español.

Espero que la campaña sirva para acercar el aceite de oliva virgen extra al consumidor, alejando su ignorancia en el producto, así como los prejuicios de su elevado precio, frente a sus innumerables beneficios para la salud y la prevención de múltiples enfermedades.

Espero encontrarme alguno de estos carritos en mis salidas por el centro de Sevilla.