El blog Economistas frente a la crisis publica un interesante artículo bajo el título “La preocupante relación entre desigualdad social y obesidad en España”, firmado por Elisa Díaz Martínez, economista. Se queja la autora de que los resultados publicados en abril sobre la situación de la obesidad en nuestro país, por la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, no han merecido el interés debido por parte de las autoridades, siendo la obesidad uno de los principales problemas de salud pública en España.

El artículo señala tres hechos importantes que se deducen de la encuesta: 1) en comparación con otros países similares en nivel socioeconómico, la desigualdad educativa en España es una variable que explica las tasas de obesidad entre las mujeres españolas. 2) no han funcionado las medidas controladoras de sobrepeso y obesidad infantil, siendo la situación socioeconómica familiar una variable explicativa en las tasas de obesidad en los niños. 3) las previsiones indican que la tasa se obesidad en España seguirán creciendo.

Es decir que las desigualdades sociales y la pérdida de bienestar están “marcando” a determinados grupos sociales. De hecho la tasa de obesidad para los adultos españoles es mayor que la media de la OCDE, pero en el caso de los niños es de las más altas de Europa. Estamos hablando de un grave problema de salud pública. En España, un 53,7% de los mayores de 18 años tiene sobrepeso u obesidad, y esta cifra tiende a acentuarse.

De cada 100 adultos, 17 padecen obesidad y 37 tienen sobrepeso; 2 niños de cada 10 presentan sobrepeso y 1 es obeso. Eso traerá como consecuencia un alto coste en asistencia sanitaria para tratar enfermedades crónicas, a cargo de recursos públicos, además de una mala calidad de vida en diversos grupos de población.

En el estudio también se observa que las mujeres españolas con peor nivel educativo tienen 3,5 veces más probabilidad de tener sobrepeso que las de alto nivel de formación.

También se señala que habría que estudiar el grupo de niños y de desempleados. La obesidad infantil va creciendo, aumentando según baja la situación socioeconómica. Y en cuanto al colectivo de parados, no parece que tengan mayores tasas de obesidad que los activos, pero se estima que podrían tener serios problemas de salud mental. La crisis económica está golpeando fuertemente a gran parte de la población española.

No olvidemos que la obesidad nos sale muy cara. Tener más de 15 kilos por encima del peso saludable, supone un aumento del riesgo de muerte temprana. De ahí la importancia de las políticas de prevención para luchar contra la obesidad, concretamente con campañas educativas o a partir de la atención sanitaria primaria. La prevención mejora la salud a un menor coste que los tratamientos curativos. Y se hace necesario adoptar estilos de vida más saludables (deporte y buena alimentación).

Acaba de crearse el Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad para el estudio del sobrepeso y la obesidad en España.

Más información: