Aunque puede hacerse con sofrito, mi madre lo preparaba en crudo. Un plato sencillo y riquísimo, que siempre solemos poner en Semana Santa, con los productos de temporada. Esta es mi receta para cuatro personas.
 
Ingredientes: cuatro puñados de garbanzos, (aprox. 200 g, ½ kilo de habas, ½ kg de guisantes frescos, una cebolla mediana, un pimiento verde, dos tomates maduros, una cucharada de pimiento molido, aceite de oliva y sal. (Opcional: un hueso pequeño de jamón, que mejora el potaje).
 
Los garbanzos se ponen en remojo la noche anterior. Al día siguiente se les tira el agua y se ponen a cocer con la cebolla, el pimiento, los tomates pelados y el aceite de oliva. Cuando estén tiernos los garbanzos (en una hora y media más o menos), se añaden las habas y los guisantes pelados y la cucharada de pimentón y se deja todo como unos treinta minutos a fuego medio. Se rectifica de sal. Puede ponerse al final algo de hierbabuena, a gusto.

(Esta receta va dedicada a mi amiga Chelo, que adora el cuchareo)