Tras el estrellato del gazpacho con fresas, volví a la dura realidad cotidiana y preparé uno de lo más corrientito, aunque con menos ingredientes que de costumbre. Y desde luego salió buenísimo, debido evidentemente a la calidad de los tomates en rama.

Estos tomates ahora están bastante bien (?) de precio, porque ya están de temporada. Pero son los únicos que mantienen una calidad más que aceptable durante todo el año.
Ingredientes: 1 kg. Tomates en rama, 1 pimiento verde, medio pimiento rojo, un trocito de cebolla, sal, vinagre y aceite. (Y nada más)
La preparación como siempre, pelar todo y al final, sal, vinagre de Jerez (poco) y aceite virgen de oliva extra, un chorrito. No olvidéis pasarlo por el pasapuré.
Por supuesto, no pongo agua, y la textura es la suficiente para tomar el gazpacho con cuchara en un cuenco como entrante Y el color, rojo pasión.
A mí este gazpacho me hace creer que estoy en un restaurante de 50 euros el cubierto, como mínimo, y desde luego no necesita más ingredientes.
Para la semana próxima, tengo preparadas muchas ideas. A ver qué os parecen.
¡Ah! Y gracias por leerme.