El aliño lo es todo. Las papas aliñás son para disfrutarlas solas, protagonizando un plato, con los únicos papeles secundarios del perejil y de la cebolleta. De hecho, si se le pone tomate, éste tiende a arrugarse y deteriorarse enseguida, estropeando la vista del plato. Y en cuanto al atún en conserva, hay que tener en cuenta el aceite que trae, tal vez distinto al que le hemos puesto para aliñar las papas. 

Por ello, propongo que degustéis las papas aliñás en su estado primitivo, sencillo.Yo hasta cierro los ojos cuando las pruebo. Unas buenas papas aliñás, son un plato de aperitivo ideal, un lujo a nuestro alcance, siempre, claro, que los ingredientes sean de buena calidad. Las patatas de Sanlúcar, las mejores en esta parte de Andalucía.

 
Ingredientes (3 personas):  De 1/2 Kg. a 3/4 kg. de patatas nuevas (No valen las llamadas patatas de guarnición), 1 Cebolleta fresca, perejil, aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez y sal gorda de salina.

– Calentar agua en una olla de buen tamaño y ponemos a cocer las patatas sin pelar durante 30 minutos, totalmente sumergidas. También se pueden cocer al vapor en el robot de cocina, dentro de la  varoma, ya troceadas durante unos cuarenta minutos, una vez se caliente el agua del vaso.

Picar el perejil y la cebolleta fresca. 

Una vez cocida las patatas, todavía calientes aunque sin que nos queme, pelarlas y trocearlas a tamaño bocado. Añadir el perejil, la cebolleta, la sal, 2 cucharadas soperas de vinagre y seis  cucharadas de aceite. Mezclar todo bien y servir.