Ni demasiado fuerte ni demasiado ligero. Creo que encontré un término medio en estos judiones, que son de tamaño grande y se caracterizan por ser muy mantecosos en boca. Ya están congelados en fiambreras de ración individual, para ir sacando según necesidad.

Ingredientes: 200 g de judión segoviano, 200 g de calabaza roja ya limpia y troceada, 100 g de guisantes pelados, 1 cebolleta fresca, 6 tallos de ajetes tiernos, 1 tomate maduro grande y de buena calidad, 4 rodajas de buen chorizo ibérico, sal, orégano y aceite de oliva virgen extra.

Dejar en remojo toda la noche los judiones. A la mañana siguiente, en agua fría o caldo de verduras casero, poner a cocer durante hora y cuarto.

Mientras, pelar y picar los ajetes y la cebolleta y pochar en sartén con el aceite justo. Rallar el tomate y reservar el jugo. Cortar el chorizo. Tener preparada la calabaza en trozos pequeños y los guisantes.

Cuando los judiones estén listos, añadir el sofrito, el jugo del tomate, los guisantes, la calabaza, el chorizo, el orégano y corregir de sal. Dejar todo unos cuarenta minutos a fuego medio.

Un potaje estupendo!!.