EPSON scanner image

Sigo con mi adicción a los libros viejos. Para mí, hacer una visita a la Librería Raimundo es todo un placer. Y en una de esas ocasiones, buscando en las estanterías dónde suelen estar los libros de cocina, encontré el libro “Refranes, Proverbios y Sentencias”, de José Calles Vales, Editorial Lengua Española 2000). El volumen, editado en cartón, recoge un millar de refranes antiguos de la lengua española, de los que he seleccionado las frases dedicadas a la gula, exceso en el peligro de la gastronomía. Creo que todos son interesantes. Cinco euros me costó el volumen, y aquí los enumero. Lógicamente, cada refrán lleva su correspondiente explicación en el interior del libro.

La mejor medicina, la cocina.

Panza llena y corazón contento, que todo lo demás es cuento.

Barriga llena, a Dios alaba.

Quien come para vivir, se alimenta; que vive para comer, revienta.

Llenando la barriga, la pena se mitiga.

De hambre a nadie vi morir; de mucho comer, a cien mil.

No le quiere mal quien quita al viejo lo que ha de cenar.

El vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra.

Después de beber, cada cual da su parecer

El primer vaso de vino abre al segundo el camino.

Quien bebe poco, bebe más.

Fiesta sin vino no vale un comino.

El español fino con todo bebe vino.

Quien no merienda a la cena lo enmienda

No comer por haber comido, no hay nada perdido.

Come poco y cena temprano, y llegarás a anciano

Cuando los médicos ayunan, lloran los curas

Empezada la torta, quien llega, corta

Perro de muchas bodas, no come en ninguna por comer en todas

Aceituna, una es oro; dos, plata; y la tercera, mata.

Pan, que sobre; carne, que baste; y vino que falte.

No hay cosa más sana que comer en ayunas una manzana.