La Asociación de Vecinos Manuel de Falla posee un local más que organizado en el barrio de La Laguna de Cádiz, con fachada a la Avenida Juan Carlos I, una de las dos arterias principales de esta ciudad alargada. Todos los lunes, desde hace 26 años, se viene celebrando allí una charla-tertulia-debate alrededor de un escritor o personaje interesante, bajo el título de «Foro Libre».  Hoy lunes me ha tocado participar como ponente, gracias a la invitación de Antonio Anasagasti, responsable de estos actos culturales a los que acuden vecinos de este poblado barrio de Puerta Tierra, que reservan el lunes para escuchar e intervenir alrededor de temas de interés. 

En una pequeña sala, unas 15-20 personas asistieron a esta nueva edición del Foro Libre, en el que me sentí muy acompañada por estos ciudadanos que quieren saber de cocina, de gastronomía y de productos gaditanos. Temas de cultura general y de salud que deberían estar  más en la calle y no solo en los programas de televisión a modo de espectáculo.

Por ello, en la hora que duró el acto, repasamos cuestiones relacionadas con la compra, las técnicas de cocina, los productos de cercanía de Cádiz, los alimentos certificados, el pescado de los esteros, los nuevos vinos tintos, etc. En fin, hablamos de lo que mucho que representa Cádiz con sus alimentos de primera división, que a veces son ignorados por los mismos gaditanos, como por ejemplo ocurre con los quesos, de la máxima calidad y que no siempre encontramos en las tiendas cercanas.

Con gran interés del público se habló también de la nueva generación de cocineros, que están ofreciendo una culinaria de gran nivel, gracias a una sólida formación en escuelas y a las prácticas con los mejores chefs. 

Ha sido una tertulia con mucha participación. No en vano son muchas las personas –la mayoría de ellas recién jubiladas- que están interesadas por la cocina, por la compra de alimentos, por las variedades de productos y por el cocinar con equilibrio y variedad. Son vecinos que representan el interés por el conocimiento y las inquietudes de la vida misma. Por ello durante la charla han surgido muchas preguntas y sugerencias, y ese es sin duda el pulso de la calle.

Mi agradecimiento a Antonio Anasagasti por contar conmigo para el Foro Libre y mi satisfacción por comprobar la curiosidad gastronómica y culinaria de nuestros ciudadanos.

Y aún así, nos han quedado muchas cosas de las que hablar y que podrían dar para otros Foros.