No eran todavía las nueve de la noche cuando entramos en el bar y restaurante Ultramar&nos, situado junto a la Plaza de Mina en Cádiz, pensando que encontraríamos alguna mesita para dos. Pues no, estaba todo reservado, excepto un trocito de barra con banco incorporado, que no estaba nada mal. En fin, nos pareció bien.

Al poco, empezaron a llenarse las mesas, y a entrar grupos de personas preguntando para comer allí, que al final, siguieron la misma suerte que nosotros, es decir, adoptar un trozo de barra.

El bar restaurante Ultramar&nos, abierto en 2015, se adapta al local de un antiguo ultramarinos (o abacería, como se dice ahora), y de ahí su nombre. Está situado en una de las mejoras zonas del casco histórico de Cádiz. Pero además, su interior, tiene una decoración moderna, a base de hierro y madera en sus estanterías, a modo postindustrial, predominando la vista de botellas de vino de reciente aparición. Otra peculiaridad que tiene es contar con una plantilla de camareros íntegramente femenina, que por cierto, es absolutamente eficiente.

Y no solo estaba lleno el local, sino que no paraban de preguntar futuros clientes, y, para colmo, el teléfono sonaba insistentemente buscando la oportuna reserva. Todo, mientras salían del torno de la cocina multitud de platos perfectamente dispuestos, dirigidos a las mesas correspondientes.

En fin, un ritmo estresante que a mi juicio no afectaba a la calidad y servicio mínimo de barra y mesas.

A continuación describo el corto y eficaz tapeo con el que cenamos:

Un gazpacho verde, que llevaba además de tomates verdes un toque de albahaca y su correspondiente guarnición, y que para mí fue lo mejor. Creo que bares y restaurantes deberían tomar nota y ofrecer este tipo de sopas frías en sus cartas en la época estival.

Una tosta con queso fresco y salmón ahumado y pepinillos más que correcta. La presentación de los platos muy conseguida, y

Las inevitables croquetas, que nos pusieron mitad puchero y mitad bacalao; las segundas creo que mejores, además con una salsa agridulce que llevaba mermelada amarga.

Otro factor a resaltar es que Ultramar&nos cuenta con una buena variedad de cervezas, entre ellas la nuestra, la Maier.

En resumen, me pareció que el establecimiento ha mejorado desde la última vez que lo visitamos, pudiendo comprobar que la cocina funciona con eficacia y rigurosidad y que el cuerpo de sala es más que bueno, bajo prisas, ruidos y presión. Y es muy positivo que tengamos a mano un buen lugar para tapear sin tener que desviarnos de la céntrica zona comercial, justo donde confluyen las calles más bonitas de Cádiz.