arroz de cuaresmaEsta mañana he tenido la paciencia de cocinar con orden y organización. He vaciado de restos de verduras la nevera, las he pelado y colocado en diferentes cuencos de cristal. Aquello parecía el plató de un programa de cocina. Y comprobé que todos los ingredientes eran cuaresmales y que podrían formar parte perfectamente de un buen arroz de temporada. Como luego lo hemos probado con éxito de público, aquí lo detallo.

(Para cinco personas aproximadamente).

Ingredientes: 175 g de arroz bomba, 200 g de lomo de bacalao desalado, ½ litro de caldo casero de verduras, ½ vasito de manzanilla en rama, 4 ajetes, 1 cebolleta fresca, 3 tallos de apio, 100 g de guisantes limpios, 100 g de habas limpias, 100 g de espinacas frescas, 2 pimientos verdes de freir, algunas hebras de azafrán, cinco cucharadas de aceite de oliva virgen extra y poca sal.

Las espinacas estaban ya salteadas con un poco de ajo y eran unas sobras de un plato anterior.

El bacalao lo había desalado cambiando el agua tres veces al día durante 48 horas.

Preparé una paellera con el aceite y salteé un poco el lomo de bacalao a fuego medio para que soltara la gelatina y lo reservé. En el mismo jugo, fui sofriendo los ajetes, la cebolleta, los pimientos verdes y los tallos de apio, todo muy picado y añadiéndolos por separado.

A los cinco minutos puse los guisantes, las habas y las espinacas, también por separado. Añadí el vasito de manzanilla y dejé que se evaporara el alcohol unos 10-15 minutos.

Añadí el bacalao ya desmenuzado en lascas y cuidando de que no hubiera espinas, salteé un poco, puse el arroz, removí, y añadí el caldo de verdura que había calentado.

Corregí de sal, puse el azafrán, y dejé los 20 minutos de rigor, bajando la intensidad del fuego tras los primeros 10 minutos.

El arroz salió riquísimo.