La encontré en un coleccionable de Arguiñano adquirido en una librería de viejo. Es una preparación muy original con mucha variedad de sabores. Se toma caliente. En casa nos gustó mucho. Me decidí a hacerla porque tenía un manojo de acelgas de lo más atractivo.
Ingredientes para 4 personas: un manojo de acelgas, un puñado de piñones, 16 almendras saladas o bien almendras molidas, una pechuga de pollo, una manzana, una cebolla cortada en aros, una latita de aceitunas, un plato de harina, aceite, sal y agua.
Las pencas de las acelgas se cuecen en agua con sal y las hojas al vapor. En una sartén con aceite se saltean las almendras y los piñones junto con la pechuga sazonada y cortada en dados o tiras. Después se agregan las pencas escurridas y cortadas en dados, las aceitunas y la manzana pelada y troceada. Todo este conjunto se rehoga durante unos minutos.
Las hojas se acelgas se colocan abajo en la fuente y sobre ellas se dispone el relleno. Por último, se decora con los aros de cebolla, enharinados y fritos en aceite bien caliente.
La mezcla de sabores es muy resultona, y sobre todo, el sabor final que da la cebolla frita.