Anís, sésamo, aceite de oliva virgen extra, azúcar o almendras, entre otros son sus ingredientes. Pero hasta hace poco no lo probé. Fue en el Bar La Casapuerta de Luisa, en Cádiz. Allí suelen tenerlo para ofrecerlo en los desayunos, que por cierto son de los mejores de la ciudad, tanto en el café, las tostadas, el buen aceite de oliva, los embutidos y, también por cierto, bizcochos o dulces en general, siempre artesanos.

Pues aquí tuvimos ocasión de probar el Bollo de Arcos, uno de los productos tradicionales de los obradores de Arcos de la Frontera, con muchos años de antigüedad. Los que tienen en La Casapuerta son de Artesa, una de las mejores panaderías de la localidad, con gran variedad de panes y excelentes picos, que también llega a la capital.

Además, este año el Ayuntamiento de Arcos organizó por vez primera el “Gran Día del Bollo de Arcos”, el 21 de abril. Un acto que contó con talleres, degustación, formación e incluso una Ruta gastronómica, en la que diferentes establecimientos arcenses ofrecieron platos inspirados en este producto, con raíces en la repostería de Semana Santa, y que ahora puede disfrutarse todo el año.

La revista Cosas de Comé dedicó un artículo a la receta del Bollo de Arcos de la panadería Márquez. Y también encontré un artículo con receta incluida en la página directo al paladar, considerándolo como un postre tradicional.

Por cierto, también se cita este histórico producto de Arcos, como Bollos de Semana Santa en el libro “Cádiz, una provincia para comérsela” de María Luisa Ucero, en el capítulo dedicado a esta localidad de la sierra gaditana, que además cuenta con una excelente y variada gastronomía tradicional, combinando verduras y legumbres, junto a la repostería de sus conventos.

Hoy tenemos el Bollo de Arcos en La Casapuerta de Luisa, hecho a la manera clásica, disponible para desayunos o meriendas.