Mi frutero me lo ofrece cada vez que lo trae a la tienda, pero por no saber cómo  cocinarlo no lo compraba. Como encontré una receta de esas que vienen en las revistas de cocina antigua, pues compré un par de hinojos, tras informarme de sus buenas cualidades nutricionales y su sabor tan especial. En cuanto a la receta de la publicación, le he hecho bastantes modificaciones, porque había cosas que no me convencían en ella.

Ingredientes para 4 personas: 100-150 g de arroz, 3 hinojos, 1 puerro, 1 nabo, azafrán, perejil, queso rallado, aove, sal y 200 g de bacalao desalado (desmigado).

Trocear el bacalao a tamaño bocado y desalarlo en un recipiente con agua, cambiándola cada 8 horas. Si el bacalao es desmigado será suficiente con 1 día y medio (siempre en la nevera). Escurrir y reservar.

Limpiar los hinojos con agua, trocear la parte del bulbo en cuadraditos y descartar la hierba, las primeras pieles y la parte final. Hacer igual con el puerro (solo la parte blanca) y el nabo.

En una cazuela con aceite caliente saltear toda la verdura un par de minutos, con 1-1,5 litros de agua (seguramente nos pedirá más líquido), y cocer durante 20 minutos. Colar y reservar el caldo y batir las verduras por separado.

Mezclar entonces caldo y puré de verduras y poner al fuego junto con el azafrán y sal y cuando empiece a hervir añadir el arroz y dejar a fuego medio otros 18-20 minutos. Pero 6-7 minutos antes poner el bacalao y remover.

Ya fuera del fuego, añadir el queso rallado para que se funda y el perejil picado. Remover.

Hay que controlar el líquido, pues se trata de una sopa y no de un puré.

Servir