Ayer lunes fui uno de los participantes en la mesa redonda “Redes Sociales y Gastronomía”, del Máster Avance de Ciencias Gastronómicas, que imparte la Universidad de Córdoba, dirigido por Rafael Moreno Rojas, catedrático de Nutrición y Tecnología de los Alimentos. El coloquio se realizó por vía telemática, registrándose los alumnos del Master, junto a su profesora y moderadora, Alicia Moreno. La actividad pertenece a la asignatura Alta Gastronomía y Reconocimiento Gastronómico.

Participaron en la reunión blogueros y comunicadores tan conocidos como Ana Gutiérrez (Cocinando entre Olivos), Chary Serrano (Mi cocina y otras cosas), Sandoval (SoyNacho Saldoval), Rose-Michelle   (cocinafrancia.com) y una servidora, por Comeencasa.

En la mesa redonda se habló de las claves de comunicación sobre la base de nuestros blogs, en paralelo con la actividad de las redes sociales, verdadera locomotora del proceso de comunicación actual. Se trató también de los eventos gastronómicos, su creación y su éxito, de la frecuencia de publicación, de la importancia de las imágenes en las publicaciones, y de la creación de contenidos y su frecuencia.

Se sugirieron consejos para los potenciales comunicadores que son los alumnos de este Máster, que ya van a actuar en otra etapa de la comunicación gastronómica, dónde la imagen domina al texto escrito, fruto de la evolución de este mundo.

Por mi parte, destacar mi breve intervención, en el sentido de la necesidad de definición por parte de cada bloguero (o youtuber, instagramer, etc.), que demuestre con claridad el perfil de su actividad y especialización. Igualmente, aludí a la decadencia de visitantes a los blogs tradicionales en los últimos años. Y que en cualquier caso, estas páginas siguen siendo un archivo de datos útiles para consultas en los temas gastronómicos.

Una actividad muy agradable organizada por el Máster Avance de Ciencias Gastronómicas de la Universidad de Córdoba, que está formando a los futuros comunicadores gastronómicos, partiendo del comienzo del fenómeno de los blogs, hace algo menos de veinte años, y mostrando la evolución de estos fenómenos comunicativos basados en la personalidad del editor, sea como profesión o por simple pasión.