La última vez que escribí sobre esta catástrofe que dejó a Cádiz desolada fue en 2020, cuando reseñé brevemente aquí los cuatro libros que se habían escrito sobre el tema. En estos dos años han llegado a mis manos tres obras más relacionadas con la tragedia del 18 de agosto de 1947, con un enfoque distinto de cada uno (el primero es una novela).

La noche que miramos al cielo, de Manuel Devesa Molina (Editorial Diversidad Literaria (2017), una novela centrada en una familia gaditana y su drama vivido durante la explosión de Cádiz.

Una catástrofe anunciada: Los papeles secretos de la Explosión de Cádiz. De José Antonio Aparicio Florido (Ediciones Mayi, abril 2022). Es su cuarto libro sobre el tema, obras que ha ido publicando al ritmo de sus investigaciones. Este último, es fruto de su localización de varias unidades archivísticas militares –no desclasificadas-, relacionadas con la explosión de agosto de 1947. Esta publicación sirve para responder muchas preguntas sobre la deflagración.

La explosión de 1947. Una página negra en la historia reciente de Cádiz. Juan Antonio Fierro Cubiella (autoedición 2022). Es el último llegado a las librerías, con una edición muy limitada. Fierro es un investigador especializado en la historia de Cádiz, que en esta ocasión se ocupa de contar la explosión del 47, partiendo de otra ocurrida en diciembre de 1937 en el mismo sitio. Fierro analiza el desgraciado suceso a través del contexto histórico de la época.

Este año se cumplen 75 años de la explosión de Cádiz de 1947, que dejó muerte y desolación en la ciudad. Ya apenas quedan supervivientes de la catástrofe, pero sí muchos interrogantes, ya que el tema no fue debidamente informado al tratarse de un fallo negligente –pese a las advertencias- de la Armada.

A pesar de la conmemoración, no habrá acto alguno en homenaje y recuerdo a las víctimas, salvo una conferencia que dará por la tarde en el Archivo Provincial el autor José Antonio Aparicio Florido.

Una página triste ocurrida en Cádiz, de la que nuestros padres y abuelos nos contaron muchas cosas. Y nosotros no deberíamos olvidarlo.