Suelo comprar salmón (siempre en el mercado de abastos de Cádiz), en piezas de lomo de medio kilo, que a veces pesa algo más de lo que somos capaces de consumir dos personas. Y si sobra algún trozo –sin recalentar todavía- lo reservo para una cena. Esta receta está elaborada con un resto de 200 g, a modo de aprovechamiento.  

Ingredientes para 2-3 personas: 150-200 g de salmón ya cocinado, 2 puerros, 2-3 huevos, 150 ml de leche, 30 g de queso fresco, sal y especias (pimienta, hojillas de ñoras, etc. yo puse merkén (pimentón ahumado originario de Chile).

Trocear los puerros y sofreírlos hasta pocharlos con un poco de aceite y sal. Reservar.

Calentar el horno a 180º C.

Limpiar el salmón de piel si la tuviera, y desmigarlo.

Batir los huevos con la leche, el queso y las especias.

Mezclar todo en un molde. Introducir en el horno caliente a 180º C durante 25-30 minutos. Puede acompañarse con tomate frito casero.

Está riquísimo.