Esta mañana, en el piso 18 de la Torre de Sevilla (sede de la Cámara de Comercio de Sevilla), hemos participado como jurado catador en el concurso para elegir al mejor roscón de Reyes de la provincia de Sevilla que, entre los 32 roscones presentados, ha recaído en el del obrador Tragus Bakery, de Alcalá de Guadaira.

La magnífica iniciativa ha venido de la mano de la firma de comunicación Probando Probando y la revista gastronómica Cosas de Comé Sevilla, en colaboración con la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo y la Escuela Internacional de Gastronomía, Hostelería y Nutrición “Gastromium”.

Al concurso se han presentado un total de 32 pastelerías y panaderías procedentes de 18 localidades de la provincia de Sevilla, destacando la capital con 12 representantes. El ganador obtendrá un curso gratuito en Gastromiun y una placa distintiva del galardón.  

El jurado, presidido por el pastelero Manu Jara, director del Máster de Pastelería, Repostería y Cocina Dulce de la escuela Gastromiun, ha contado con la participación de los miembros de la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo Charo Barrios y Begoña Amurrio; el director de la Escuela de Gastronomía, Hostelería y Nutrición Gastromiun, Pedro Sánchez-Cuerda; Domi Vélez, recientemente nombrado mejor panadero del mundo; la jefa de pastelería y repostería de Grupo Robles, Laura Robles; el ex concursante de Máster Chef, Daniel del Toro; la sumiller y comunicadora enogastronómica, Mónica Rosón, y los periodistas Ana Carvajal, de Canal Sur Radio y Juancho Solís, de Diario de Sevilla.

El roscón ganador, de la pastelería Tragus Bakery, con obrador en Alcalá de Guadaira y despachos en las calles Asunción y Vermondo Resta de Sevilla, se ha caracterizado según indicó el jurado en su fallo, por “una cuidada presentación, un aroma franco e intenso con notas a canela y otras especias, miga almohadillada y un sabor armónico, con un perfecto balance dulce”.

Pero la prueba por el mejor roscón quedó redondeada cumpliendo además una función solidaria, ya que los participantes entregaron 2 roscones, para donar el excedente a comedores sociales. De ello se ha encargado la entidad Ángeles Solidarios, gestionada por el hostelero Andrés Laredo, que lo destinará al Centro de Acogida Miguel Mañara, regentado por las Hijas de la Caridad.

Marcadores como Aspecto visual, aromas, texturas, sabor limpio, alveolado, terminación de la corteza, jugosidad, y persistencia, han sido algunos de los parámetros valorados.

Para mí ha sido una jornada inolvidable por el reencuentro con amigos procedentes del mundo de la cocina, la gastronomía y la comunicación. En el jurado, con los profesionales de la panadería y pastelería –Manu Jara, Domi Vélez y Laura Robles- hemos aprendido a apreciar los numerosos matices de un buen roscón de reyes.

Terminé el evento ayudando a cargar los excedentes de roscones para donar, en la furgoneta de Andrés Laredo, que quedarían entregados esa misma tarde. Otro nuevo contacto –esta vez solidario- dentro de este mundo de la gastronomía.