Una bonita entrevista para celebrar el día 8 de marzo: una mujer del mundo del pequeño comercio, un negocio que mira a los mejores productos de la provincia de Cádiz desde hace casi 6 años. Su tienda, Al-Andalus Gourmet, en el edificio del Mercado V. del Rosario de Cádiz, es un delicioso escaparate de la gastronomía gaditana. Ana Gavira, ha logrado hacerse un hueco en el tejido comercial de la ciudad y del mundo de la venta on-line, ahora más que nunca.

 

Resúmenos tu curriculum y los años que llevas en el proyecto Al-Andalus Gourmet.

Pues realmente soy filóloga inglesa por vocación, ya que estudié lo que me gustaba, aunque cuando tuve la oportunidad de ejercer como profesora tuve clarísimo desde el primero momento que no me quería dedicar a la docencia. Luego entre becas, trabajos y experiencias en el extranjero me saqué la Diplomatura de Empresariales e hice un Máster de Comercio Internacional.

Fue viviendo en el extranjero cuando me percaté de que como se come en Andalucía en ningún sitio, y ya me empezó a rondar la idea de montar algún negocio para comercializar los productos andaluces en el exterior. Echaba en falta la comida tan rica de España y allí, incluso cocinando con las recetas de aquí no me salían igual, ya que la materia prima era diferente.

Siempre pensé que una tienda online de productos típicos andaluces era indispensable para los españoles que viven en el extranjero y echábamos tan de menos nuestra tierra.

A esto se unió que después de trabajar por cuenta ajena muchos años  y sectores (restauración, guía turística, banca, ONG, comercio internacional…)  siempre encontraba algo que no me convencía en la gestión, ética o manera de ver las cosas por parte de la empresa y que, además, me apetecía quedarme a vivir en Cádiz. Fueron las condiciones necesarias para que me lanzara a crear este proyecto en el que yo podía desarrollar mi propia idea,  gestionar mi propio tiempo y realizar mi propia empresa, que fuese sostenible y enfocada siempre en un comercio solidario, local y de cercanía.

Empecé con comercio electrónico en el 2014.  En el 2015 cogimos un puesto exterior del Mercado y en el 2017 ampliamos con el puesto de al lado, así que he ido pasito a pasito.

 

¿Qué tal pasaste el nefasto año 2020 con la pandemia?

Pues con mucha incertidumbre ya que en un primer momento pensamos acogernos al “cese de actividad”, pero al comprobar lo que nos correspondía no cubríamos ni los gastos fijos, por lo que decidimos mantener abierta la tienda online en los primeros meses de confinamiento y ofrecer la posibilidad de realizar también los pedidos por teléfono y Whatsapp.

Con la pandemia, nos hemos tenido que adaptar a los requerimientos de los clientes y prácticamente ahora son menos los que se acercan a nuestra tienda a realizarnos el pedido que los que prefieren realizarlo de manera telemática, ya sea por confinamientos, imposibilidad de acercarse físicamente o comodidad.

No obstante, no todo son ventajas en el comercio electrónico. Realmente supone mucho más trabajo y menos margen de beneficio, ya que los clientes no quieren pagar por los costes de envío pero lo quieren en 24 horas en su domicilio. Los consumidores están acostumbrados a que los grandes Marketplace como Amazon te lo envían en 24 horas incluyendo festivos, y muchos clientes no entienden que los medios que tenemos los pequeños comercios son diferentes, y que los costes de entregar un día festivo son elevadísimos. Nosotros siempre asumimos parte de los costes de transporte por este motivo. Además necesita mucho material de embalaje, tiempo de preparación y de contacto con el cliente, que requiere saber el seguimiento del pedido, y en el caso de que se haya ocasionado alguna incidencia es un coste extra, pues las aseguradoras solicitan muchos requerimientos y normalmente no abonan lo que corresponde.

 

Los productos de la provincia de Cádiz están creciendo y diversificándose. ¿Cuáles son los de mayor aceptación en tienda?.

Pues están los productos “clásicos” que siempre se venden, como el atún de almadraba, mieles, quesos payoyos, aceites de la sierra o vinos, aunque también es cierto que cada vez se demandan más productos “innovadores”, especialmente para regalo, como pueden ser las algas de la bahía que cada vez tienen más adeptos debido a sus propiedades nutricionales y a su sabor; o productos diferentes como las Picarninas (paté de tagarninas que se elabora en Paterna)” o artículos exclusivos como los de “Arqueogastronomíaque ha sacado una serie de productos que recupera recetas de la antigüedad ibero romana (la salsa garum, cervezas, vinos, quesos…)

Es curioso que hay un determinado tipo de clientes que tan sólo acude a nuestra tienda cuando necesita realizar un regalo, pero no se permite “el capricho” de alimentarse bien ellos mismos. Nos consideran “un artículo de lujo para regalar”. Personalmente opino que es un planteamiento equivocado y que en lo mejor que podemos invertir es en la alimentación de nosotros mismos ya que de ello depende intrínsecamente nuestro bienestar y salud.

 

Representas un punto de distribución de artículos de pequeños productores, quesos, vinos, salazones, conservas, frutos secos…. Está claro que tienen éxito fuera de nuestra provincia y que son de una alta calidad….

Pues creo que la gastronomía de Cádiz cada vez está más reconocida y valorada y se va situando en el lugar que se merece, al menos nacionalmente. Es curioso que cada vez son más las empresas nacionales que nos encargan las cestas de Navidad con productos locales de Cádizy, para nosotros, es un orgullo que una empresa catalana, madrileña o asturiana elijan productos exclusivamente de Cádiz para sus regalos.

El año pasado elaboramos, por ejemplo, las cestas de Navidad para una empresa internacional que se fijó en nosotros porque la encargada había veraneado en la provincia de Cádiz y había probado productos de aquí como las “desaparecidas” bochas o el atún rojo.

Realmente tener una gastronomía tan exclusiva nos facilita las cosas, y somos conscientes de ello. No obstante, creo que la gran mayoría de los gaditanos no conoce la gran gastronomía que tenemos y, si la conoce, no consume tantos productos locales, y suele ir más a comprar a las grandes superficies donde no hay apenas productos de aquí. Es cierto que la calidad de estos artículos se traduce, a veces, en un precio más elevado y mucha gente lo ve como un lujo, pero –repito- “el alimentarse bien es la mejor inversión que le podemos ofrecer a nuestro organismo”.

 

Háblanos de tus ventas on-line. ¿Compiten claramente con la tienda física?

Sí, de hecho, vivimos gracias a la tienda online y a la labor de posicionamiento online que hemos realizado durante años. Incluso muchos clientes nuevos que llegan a la tienda nos han conocido de manera virtual. Nuestra página web www.alandalusclub.com es nuestra herramienta más potente.

Hemos invertido muchos recursos en posicionamiento y realmente ha merecido la pena. No obstante, al cliente virtual hay que cuidarlo, si cabe, más que al físico, ya que es menos fiel que el que nos conoce personalmente, y requiere mucha información (solicita saber dónde está su paquete, cómo va su envío, quiere los paquetes personalizados…) y a ser posible en menos de 24 horas.

 

Algo que añadir sobre los pequeños comercios como el tuyo…

Pienso que el secreto del pequeño comercio es la especialización, evidentemente no podemos competir en precio y canales de distribución con una gran cadena. Nuestro aporte de valor es especializarnos en nuestro campo y prestar un servicio impecable. Nosotros hemos optado por traer productos locales de mucha calidad y producción limitada.