El Bazar Victoria o Ferretería Isaías Sainz, en pleno centro de Sevilla (calle Entrecárceles), presume con toda razón de tener en su muestrario lo último en artilugios para la cocina, aunque también vende los utensilios tradicionales, de toda la vida. Como soy clienta asidua del clásico establecimiento, de vez en cuando curioseo en sus escaparates, actividad inevitable al pasar delante de su fachada. En esta ocasión sus amables vendedores me mostraron tres artículos recién llegados al Bazar. Son inventos pequeños, simples, pero que ayudan en las tareas de cocinar, aliñar e incluso transportar. Y al menos hay que saber que existen:

Pincha huevos Westmark.- Haciendo un pequeño orificio en el huevo, conseguiremos una cocción perfecta del mismo y sin reventarse. Es un accesorio sencillo pero bastante original.

Pulverizador limón silicona (2 unidades): pulveriza el zumo de fruta directamente del cítrico para aliñar los platos o aromatizar de la manera más refrescante bebidas y cócteles. Incluye 2 tamaños para sacar el máximo partido de cada fruta: uno largo para limones, naranjas y pomelos y uno corto para cítricos más pequeños como mandarinas y limas. No me digáis que no es un invento chulo….

Bolsa para alimentos: de material semi rígido, para proteger su contenido de golpes y caídas. Su interior es aislante, recubierto de textil metalizado; higiénico y de fácil limpieza; no incluye los contenedores ni termo; correa extensible; medidas: 250x 120 x 195mm; Peso: 695gr. Ver referencias de accesorios… Esta bolsa es ideal para transportar la comida de los escolares, si bien es imprescindible manipular correctamente los platos una vez preparados, garantizando así la seguridad alimentaria.

Visitar el Bazar Victoria, un negocio sevillano con más de 100 años es siempre un placer. Echo de menos este tipo de establecimientos en otras ciudades. Es la boutique de la cocina, donde hay de todo, incluso cosas que al principio no sabes ni para qué sirven, pero que hacen más fácil la tarea de cocinar.