El programa del periodista Jesús Quintero –El Loco soy yo– emitido en Canal Sur el pasado 29 de septiembre, estuvo dedicado a la licenciatura de Tortillología, de la mano de Pepe Monforte –su creador- acompañado de Paco Medina, dueño del Bar Mi Pueblo, en Olvera (Cádiz). Allí, en directo, el hostelero presentó una tortilla un poco especial por sus ingredientes, a la que llamó la Tortilla del Loco, en honor a Quintero.

Los ingredientes: lomo en manteca, jamón serrano ibérico, chorizo de la sierra picado, patatas de Sanlúcar, langostinos también de Sanlúcar, buen aceite y sal, además de salsa Pedro Jiménez.

Se trata de una tortilla para dos-tres personas, de las que se llaman liaditas –como la tortilla francesa-, donde las claras se baten antes para subir. La razón es de 3 huevos por dos patatas. La tortilla tiene un sabor fuerte al principio debido a los ingredientes como el lomo en manteca; pero la sensación desaparece en cuanto se degustan los langostinos sanluqueños, enteros, que cortan el sabor anterior y refrescan el conjunto. En esta original tortilla serigrafiada, la sierra gaditana guiña a su mar, y eso es para volverse loco.

Este es otro ejemplo de asignatura o mejor dicho tortilla optativa, junto a la oficial de la licenciatura, que en el caso del bar Mi Pueblo es el pastel de tortillas. Como en el bar El Cañón, en Cádiz, que acaba de poner en la carta el popurrí de tortillas, riquísimas. O también ocurre en el gaditano bar Veedor, que junto a la tortilla de concurso ofrece un muestrario más que atractivo y sabroso de esta combinación de huevos y papas en sartén, que ahora se eleva a carrera universitaria oficial para tortillandos sibaritas. A este paso, la biodiversidad en la Tortillología Ilustrada (¡qué nivel!) va a ser en Cádiz nuestra seña de identidad. Seguro que la Unesco nos está siguiendo a través del Twitter o del Facebook.