“Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”, escribía Groucho Marx. Pues aquí está uno de mis arroces. Y aquí mis principios para elaborarlos. Si no os gustan, es cuestión de cambiarlos. Pero a mí me van muy bien:


Sobre la verdura: cualquiera vale, siempre que sea fresca. Escoger una u otra va en función de los sabores que más favorecen al ingrediente principal.
Sobre el sofrito: siempre o casi siempre con pimiento rojo, le va estupendamente, añadir un tomate frito hecho en casa a ser posible y siempre con buen aceite.
Sobre el fondo: con jamón o huesos de jamón ibérico, o con restos de pescado fresco, según el acompañamiento del arroz. Pero siempre con ingredientes frescos. Nada de pastillas de caldo.
Sobre el arroz: Como suelo hacer el arroz para vísperas, acostumbro a usar arroz variedad bomba, es el mejor por su caidad, nunca se pasa y además es el que mejor toma el sabor de los ingredientes.
Sobre el cacharro empleado: bien paellera clásica o bien cazuela de barro. Van ambos estupendamente.
Sobre el tiempo: Es muy fácil, 10 min fuerte, 10 min. Suave y 10 min. De reposo. Así siempre sale bien.
Sobre la vitrocerámica: Es cuestión de aplicar los tiempos en diferido; por ejemplo: planificar el tiempo anterior como 8 min fuerte, 12 min suave y el resto de reposo, y así se compensa el tiempo, se compensan, ya que la vitro no responde como el fuego convencional.
Sobre el aceite: poner en cantidad que solo cubra el fondo de la paellera, con lo mínimo.
Sobre las cantidades: Para pescados, 250 g por comensal y para las verduras: 100 gramos de jamón picado por persona. No escatimar cantidad en los sofritos, con generosidad.
Sobre la filosofía general: utilizar solo productos frescos y nada de potenciadores de sabor. El estómago lo agradecerá.
Espero que a alguien le sirva esto. La cocina también tiene sus principios.
El arroz de la foto lleva: aceite de oliva virgen extra, en el sofrito cebolla, cebolleta, un pimiento rojo, un pimiento verde, una rama de apio, tres zanahorias pequeñas, dos hojas de col, guisantes naturales, tomate frito casero, y medio vasito de manzanilla. Como variante principal, un choco de medio kilo limpio y troceado. Como fumet, algo más de medio litro de caldo de pescado hecho en casa con restos y verduras. Y como arroz, la variedad bomba, casi un vaso de agua lleno de arroz. HA SIDO UN ÉXITO CUANDO LO PROBAMOS AL DÍA SIGUIENTE….