Este potaje lo hice basándome en otro de garbanzos con espárragos. Es muy sencillo y a todos les gustó. Además, en estos meses ha sido fácil encontrar tagarnina silvestre en muchas fruterías.
Ingredientes: 300 g de garbanzos, una bandeja de tagarnina, aceite de oliva virgen extra, dos ñoras, algo de comino, una hoja de laurel, un tomate, un pimiento, una cebolla, una cabeza de ajo, una rebanada de pan, agua y sal.
Tras pasar la noche en remojo, cocer los garbanzos una hora y media aproximadamente con un buen hueso de jamón ibérico. Aparte, se refríe en aceite el pan, los ajos pelados y las ñoras, pasándolo todo a un mortero para majarlo. En ese mismo aceite rehogamos el tomate pelado, el pimiento y la cebolla, todo muy picado. Limpiamos la tagarnina (aunque ya viene casi limpia en la bandeja), con un chorro de agua y la cortamos a trozos pequeños.
Unimos los trozos de tagarnina, el majado de ajo y el comino al refrito de tomate, rehogándolo todo una media hora. Poner el laurel y un poco de agua y dejar cocer un cuarto de hora más. Incorporar luego los garbanzos cocidos, cubrir con agua y poner un poco de sal. Cocemos veinte minutos más y rectificamos de sal.