La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) ha designado el año 2021 AÑO INTERNACIONAL DE LAS FRUTAS Y VERDURAS. De este modo, se desea “promover sistemas alimentarios más saludables, ecológicos, justos y eficientes”. Toda una oportunidad para concienciar sobre la importancia de las frutas, verduras y hortalizas en nuestra alimentación y en la seguridad alimentaria.

Y estos son los hechos:

La OMS estima que ¾ partes de la población mundial no consume la cantidad de frutas y verduras que sería deseable, por ser fuente de antioxidantes para fortalecer el sistema inmunitario.

Cada año podrían salvarse 1,7 millones de vida si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras. También se fortalecería el papel de los pequeños agricultores, uno de los objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

No hay suficientes frutas y verduras para que todos los habitantes del planeta sigan una dieta saludable, por lo que es necesario cambiar el actual modelo de producción de alimentos. Nuestra salud y la del planeta se beneficiarían.

Los países en vías de desarrollo y los desarrollados dedican tierra y dinero a producir granos y maíz, por su facilidad para alimentar a más población y también buscando la autosuficiencia. Todo ello en detrimento del cultivo de frutas y verduras.

En el mundo hay un gran deseo por productos (que no alimentos) ricos en azúcar, grasas o sal, y son los más producidos, si bien frutas y verduras necesitan menos superficie de tierra.

Por el bien del planeta, se hace necesario reducir el consumo de carne, y se debería producir más proteína vegetal para alimentar a la población mundial (ahorrando tierras, reduciendo emisiones de gases de efecto invernadero).

Al reducir el consumo de carne y productos lácteos, reduciremos el desperdicio alimentario.

Se recomienda que la mitad de nuestra ración de comida corresponda a frutas y verduras, para una alimentación saludable y para prevenir enfermedades (Según Fundación Dieta Mediterránea).

Las frutas y verduras contienen nutrientes esenciales, con un alto contenido en fibra, vitaminas, minerales, agua y compuestos antioxidantes y antinflamatorios, sin colesterol y además aportan pocas calorías.

Mejor comer la fruta cruda y entera y la verdura cocinada con aove, en productos de calidad, sostenible y de proximidad (temporada).

BIENVENIDO EL AÑO 2021, CON SUS FRUTAS Y VERDURAS.