Es un plato que debe saber a pescado (y a pescado fresco) y luego debe tener una textura equilibrada (ni demasiado suelto ni demasiado seco). Admite una ligera mayonesa al servirlo, en todo caso, nada más. Ésta es mi versión de pastel de pescado, hecho con filetes de gallo, cuyo verdadero nombre es Pez Sanpedro.

Ingredientes: ½ kg de filetes de gallo (cortados por el pescadero), 1 pimiento rojo y 1 pimiento amarillo (ambos variedad California), 1 puerro, 1 zanahoria, 120 ml de tomate frito casero, 50 ml de vino fino, 3 huevos, hojillas de ñoras, 1 chorrito de la leche que tengamos en casa y algo de aceite de oliva virgen extra, sal.

Asar en el horno o en una plancha los dos pimientos y los dejamos que suden unas horas. Los pelamos y limpiamos, troceándolos en tiras. Reservar.

Meter los filetes de pescado en un recipiente adecuado con un poco de sal en el microondas, a máxima potencia unos 4 minutos. Sacar y reservar. 

Hacer un sofrito con el aceite, el puerro muy picado, la zanahoria pelada y rallada, y cuando esté todo pochado añadir el vino y dejar que se evapore el alcohol.

En un robot de cocina mezclar primero el pescado ya cocido con un poco de leche y dejarlo un minuto para que se integren bien. A continuación añadir el sofrito, el tomate frito, los pimientos asados y limpios, los huevos, la sal y las ñoras y batirlo todo bien durante unos dos minutos aproximadamente. Corregir de sal.

Verter la mezcla en un molde de horno alargado e introducirlo en el horno precalentado a 180º C durante 45-50 minutos.

Servir frío.