Esta receta está basada en una parecida, contenida en el libro “Las mejores recetas del bacalao”, un recetario de 1936, edit Aqualarga 1999. Reconozco que no todas las recetas que aparecen en el libro son fáciles de adaptar, porque no indican las cantidades de cada ingrediente con precisión. Pero ésta demostró ser fácil y resultona.

Ingredientes para 2 personas: 200 g de lomo de bacalao desalado de calidad, 2 dientes de ajo, ½ pimiento rojo tipo California, una cucharada sopera de tomates secos, aceite de oliva virgen extra, y aparte, para la salsa, 3 c/s de aceite de oliva virgen extra y 1 c/s de vinagre Oxigarum.

El bacalao (desalado durante 48 horas en abundante agua con la piel hacia abajo, en nevera y cambiado de agua al menos cuatro veces), se saca, escurre, se seca un poco y se reserva.

Se sofríen los ajos picados con el aceite sin que se quemen, se añaden al poco los pimientos rojos cortados en tiras. Mientras tanto, se cuece el bacalao con fuego medio durante 15 minutos más o menos.

En una cazuela, poner a calentar a partes iguales el vinagre (Oxigarum, vinagre de Jerez con salsa garum) y el aceite de oliva virgen extra (3 partes de aceite por 1 de vinagre). Cuando estén bien mezclados se le añade al sofrito y se vierte todo por encima del bacalao. Servir.