La página www.consumer.es dedicó a finales de septiembre un artículo muy interesante dedicado al despilfarro de comida, poniendo el acento en el ejemplo que los mayores deberíamos dar a nuestros hijos, como la mejor manera de enseñar. Voy a resumir el artículo, dedicado al consumo responsable, con 10 consejos para evitar tirar la comida.

No olvidemos las cifras estimadas: que cada español tira 25 kg de comida al año, según indica el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (ello supone 1.352 millones de kilos de comida y bebida).

Queremos además enseñar a nuestros hijos a que sean consumidores responsables: El despilfarro no es solo dinero que gastan los hogares, sino también se consumen recursos del mismo planeta, con agua, tierra, energía, mano de obra y capital.

  1. Enseñar a no tirar comida (ya nuestros padres lo hicieron en su día). Ha habido casos en los que se ha tirado el producto recién comprado, a veces por considerarlo “feo” o con mala presentación, pero lleva todas las garantías y propiedades. Hay aplicaciones como TT Good To Go.
  2. Cocinar con los niños las recetas hechas con sobras. De ese modo, lo verían normal.
  3. Dar ejemplo. Los niños observan nuestra conducta, por lo que somos responsables de lo que mostramos.
  4. Educarles jugando, apuntándoles en actividades o talleres para practicar juegos sobre consumo y reciclaje incluso de su material escolar.
  5. Enseñar a consumir menos, a través de la planificación y el cuidado al comprar para minimizar las sobras.
  6. Comprar productos sostenibles, por ejemplo envases ligeros, productos a granel, evitar bolsas de plástico, usar carro en la compra, evitar beber agua en plástico, etc.
  7. Hacer protagonista al niño, para que se sientan contribuir a transformar las costumbres.
  8. Enseñar la importancia de los pequeños gestos: apagar las luces, cerrar los grifos, bajar la calefacción, ec.
  9. Inculcarles la conveniencia de esperar: sobre la inmediatez de la compra, sin pensar ni planificar. Evitando los caprichos pasajeros y fomentando el ahorro.
  10. Consumir solidariamente: demostrando la importancia de las empresas que cumplen con los derechos humanos y con la justicia social.

Más información sobre el desperdicio alimentario: 

La imagen es de la web de Consumer.es