En el programa de TVE1 Saber Vivir del pasado 25 de octubre, la experta en seguridad alimentaria Beatriz Robles ofreció una serie de consejos sobre la manipulación del arroz en la cocina, así como sobre el manejo de las frutas que consumimos. Los resumo. El arroz, el cereal más consumido del mundo, curiosamente se destinaba en otros tiempos a los enfermos convirtiéndose en un alimento de lujo.

LAVAR O NO EL ARROZ ANTES DE COCINARLO: Beatriz Robles afirma que sí, pues es un modo de eliminar el arsénico que lleva en la piel, un contaminante natural que conviene quitar. Otro modo de hacerlo desaparecer es cociendo el arroz con más agua de lo normal. De todos modos, Robles subrayó que el arroz producido en España tiene mucho menos arsénico que otros arroces como los americanos o los asiáticos. Y, en cualquier caso, la Unión Europa tiene fijados unos límites máximos de arsénico para que se pueda comercializar.

También recordó Robles que el arroz integral, que lleva más fibra, vitaminas, proteínas y minerales, es el que contiene más arsénico.

TIEMPO DE CONSERVACIÓN DEL ARROZ COCINADO: como máximo 24 horas en nevera tras su cocinado. Y su calentamiento debe hacerse a muy alta temperatura por seguridad. Deben evitarse ciclos de calentamiento/recalentamiento. (Estos consejos me hacen pensar en la necesidad de evitar que sobre arroz).

CONSUMO SEGURO DE FRUTAS: para empezar, decir que es conveniente consumir la fruta con piel por aportar minerales, vitaminas y equilibrar la tensión arterial y el colesterol en sangre, además de ofrecer fibra para el tránsito intestinal.

FRUTA DAÑADA: puede deberse a algún golpe, pero mantiene el resto de la piel íntegra y entonces su consumo es seguro. No obstante, si trae moho con colores extraños, ya no sabemos hasta dónde llega el daño, y consumir esa fruta –aun quitando la parte mala- puede ser perjudicial, por lo que es necesario tirarla a la basura.

LA FRUTA QUE CAE AL SUELO: se puede recoger y lavar bajo el grifo sin problemas para su consumo.

JUNTAR FRUTAS EN EL ALMACENAJE: hay que procurar no mezclar frutas climatéricas y el resto, pues las primeras siguen madurando; por ejemplo manzanas y aguacates, ya que tienen distintos tiempos de maduración.

Más información en el programa Saber Vivir.