En la página Cosas de Comé tenemos la definición y origen de esta hortaliza silvestre que empieza a crecer dos meses después de las primeras lluvias de otoño y que puede consumirse hasta marzo. Mi frutero la tenía cortada y pre-limpia y dispuesta en una bandeja, así que me la llevé. La verdad es que no estoy muy segura de si era silvestre o cultivada, así que lo tendré que averiguar. Hicimos un rico revuelto para cenar. Aquí va la receta.

Ingredientes para 2 personas: 1 bandeja de 300 g de tagarnina precortada, 2-3 dientes de ajo, una rodaja gruesa de chorizo o morcón, 2 huevos, algo de pimentón o ñoras, aceite de oliva virgen extra y sal.

Terminamos de lavar bien las tagarninas y escurrimos, troceando un poco más sus tallos. En una rustidera con el aceite justo, ponemos a pochar los ajos picados a fuego suave. Introducimos las tagarninas, tapamos y dejamos unos quince minutos.

A continuación, ponemos en trozos pequeños el morcón o chorizo y salteamos bien con el pimentón; y por último, ponemos los huevos sin batir hasta que se cuajen un poco. Corregimos de sal.

Es una propuesta muy apañada para las cenas, como plato único.