Fernando Naranjo (Catering Alpresa, Villamartín), con su “Carpaccio de careta sobre su guiso de garbanzos con boletus confitados”, y Juan M. Saborido (Venta Julián, El Bosque), con su postre “Sabores de la Tierrar” se llevaron los primeros premios del concurso Chef Sierra en sus modalidades de cocina tradicional e innovadora, celebrado ayer en la Hacienda El Rosalejo de Villamartín.

Por tercer año, coordinó el concurso con entusiasmo el profesor de cocina Antonio Orozco, y continuó el patrocinio de la Diputación de Cádiz y las empresas Barbadillo, Makro y los excelentes quesos Pajarete. Ocho concursantes con sus ocho platos, presentaron sus propuestas  en tradición (5) e innovación (3), en una jornada de sol radiante con el aire más puro, trabajando sin prisa pero sin pausa en la cocina de la Hacienda desde las 9 de la mañana. 

Se concedieron dos premios más a dos cocineros fuera de concurso: a Francisco Javier Pérez Menacho (Compi Chef, por su disposición y apoyo al resto de los compañeros, ayudando a crear eso que se llama “buen rollo”; y a Maribel Clavijo, por conseguir casi 10.000 visualizaciones en su video de receta, que sirvió además para vender la cocina de la sierra gaditana.  

La prueba final estaba prevista y preparada en sus detalles para el pasado 10 de marzo. Pero la pandemia y sus lógicas restricciones cogió de improviso a la organización a falta de dos eliminatorias, parándose el proceso clasificatorio. Por ello hubo que improvisar por cada cocinero concursante la grabación de videos de elaboración para la segunda prueba.

Felizmente, ayer martes se desarrolló con una “nueva normalidad” la final del concurso Chef Sierra, con restricciones de público, disposición separada de puestos para los medios de comunicación, distancia entre material publicitario y mascarillas tuneadas con el logo del evento a modo de uniforme. Todo ello en un bello marco natural e histórico del siglo XVIII, para encontrar los mejores platos hechos con profesionalidad e imaginación y empleando ingredientes de la sierra de Cádiz. Se trataba de elevar a gourmet los productos de la tierra como ocurrió con todas las recetas presentadas. 

Dadas las restricciones, Chef Sierra 2020 se transmitió en directo a través de las redes sociales.

Ocho cocineros (hombres y mujeres), de diferentes localidades serranas gaditanas, todos ellos de oficio y vocación, tuvieron ayer la responsabilidad de mostrar en público la naturaleza de la cocina de la comarca. Ingredientes de proximidad y temporada, técnicas clásicas y modernas, recuerdos rescatados para sus platos y la búsqueda de sabores que enamoren a propios y visitantes. Para todo eso se creó Chef Sierra, además de para formar un colectivo con identidad propia.

De nuevo estuvimos en el jurado, junto a Rocío Fernandez Moreno (y su dinamismo, eficiencia y energía a cara descubierta), Jonatan Cantero (y su visión poliédrica de la hostelería), Pierre Huby (académico, y su búsqueda crítica de las verdades gastronómicas), Antonio Orozco (coordinador jefe, alma y locomotora del concurso) y con Juan Argudo (chef anfitrión del Rosalejo y ejemplo de respeto y amabilidad). Honrada de compartir con ellos notas y calificaciones en recetas cada vez más perfeccionadas, platos de gran nivel. 

Y de nuevo contamos con la colaboración del cuerpo amable de alumnos de la Escuela de Hostelería de Arcos, algunas caras ya conocidas, que actuaron de ayudantes en el servicio del concurso y el aperitivo del final.

Por otro lado, cada vez son más las mujeres que participan en Chef Sierra, que dejan allí la sensibilidad de su cocina, y nosotros, de nuevo, escuchamos hablar de nuestros viñedos, nuestros quesos, nuestros huertos…. Y sobre todo de nuestros pueblos, lejos de nuestra casa pero cada vez más cercanos.

Enhorabuena a los ganadores!