El Sueño de una Noche de Verano. Con la obra A Midsummer Night’s Dream de William Shakespeare, se iba cerrando el siglo XVI, y su argumento llegó a la ópera y también al cine de nuestros días; ayer, llegó al Espacio Quiñones, en la mismísima Caleta, de la mano del grupo En Mala Hora Teatro, que lleva representándola cuatro años.

Fantasía, sueños, amor y magia, todo junto, se adaptó perfectamente a esta arquitectura superviviente de las murallitas gaditanas, sin envidiar a los escenarios nocturnos y misteriosos del paisaje inglés ni a los espectaculares montajes teatrales de caras producciones. Shakespeare lo escribió para su bosque mágico particular y el Espacio Quiñones lo plantó en la Caleta, sobre piedras ostioneras, que también saben historias de hace siglos.

En una sesión con la brisa justa, la iluminación escénica adecuada y con el mejor aprovechamiento de escaleras y rellanos pétreos, fuimos capaces de soñar y trasladarnos a las aventuras de unos personajes que –por ser verano- solo deseaban disfrutar en la boda de los famosos y de “cuadrar” la reciprocidad de sus enamoramientos.

Un reto más para el Espacio Quiñones a través de esta clásica sesión teatral, que además nos regaló la sorpresa de descubrir un gran escenario a varias alturas y por tanto con buenas posibilidades escénicas.

Entre recortes, indiferencia, ineptitud y pandemias, parecía que el teatro se nos iba olvidando. Tal como ayer resumió el director del grupo, Antonio Labajo, el teatro es posible en Cádiz. Y tanto. Es cuestión de dejarnos llevar por las hadas, como ayer.

Enhorabuena una vez más a la Asociación.